Era tan rudo que…

Publicado en por carlos

 

Era tan rudo que de postre pedía  hielo y un limón.

Era tan rudo que el único perfume que usaba era un poco ce gasoil debajo de los brazos.

Era tan rudo que usaba una batería de llavero.

Era tan rudo que mataba las moscas con puteadas.

Era tan rudo que las únicas vacaciones que le cabían era tomar mate en el patio.

Era tan rudo que le pedía documento a los canas.

Era tan rudo que se había vengado de Dios.

Era tan rudo que sólo le gustaba el pan de ayer.

Era tan rudo que para dormir prendía el motor de la heladera.

Era  tan rudo que chupaba naftalina para el aliento.

Era tan rudo que se cagaba a trompadas con los autos.

Era tan rudo que fumaba leña.

Era tan rudo que el juguete del perro era un amortiguador viejo.

Era tan rudo que iba hasta la barra brava y pedía un trago.

Etiquetado en giladitas de autor

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post